Vargas: México no es el problema, el problema son los negociantes

Programa

A criterio del analista político Oscar René Vargas, que México sea mediador de un diálogo en Nicaragua para resolver la crisis sociopolítica no es el principal problema, sino que “el problema fundamental para mí es quiénes van a ser los negociadores, no del gobierno, sino de la oposición. ¿Van a revivir a los partidos comparsas? ¿Van a participar los que verdaderamente han desarrollado la lucha en los últimos meses? Esa es mi interrogante”.

Según Vargas, los interlocutores de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia ACJD, no han sabido negociar y esa es la verdadera debilidad que existe en la oposición, debido a que no hay una perspectiva clara de lo que quieren.

El sociólogo argumenta que prueba de ello es que el Consejo Superior de la Empresa Privada Cosep no ha llamado a la marcha que anunció a finales del año 2018, sobre la cual el presidente del Cosep, José Adán Aguerri, aseguró que se haría a inicios del 2019.

El ex militante sandinista afirma que los verdaderos líderes son los que están presos, exiliados o en la clandestinidad y el preámbulo de una negociación debe ser la liberación de los presos políticos, el regreso de todos los exiliados bajo garantías internacionales y el desarme de los paramilitares a través de organismos internacionales.

Vargas sostiene que esos “son los factores importantes previos a cualquier negociación” y de lo contrario, significaría que Daniel Ortega no quiere negociar. “Si no se da eso, es imposible negociar” expresa Vargas.

Agrega que esa negociación debe ser sobre la salida de Ortega del poder.

Lo que Ortega podría ganar si inicia un proceso de negociación, es atrasar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana que está impulsando el Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. Si Ortega no procede a negociar, el proceso de aplicación de la CDI avanza y la dictadura quedaría más aislada y sin acceso a ningún crédito internacional.

Vaticano también puede ser mediador junto a México

Vargas considera que el Vaticano también podría facilitar un proceso de negociación en Nicaragua ya que el Vaticano mismo ha expresado en el pasado su disposición a ser mediador y el Papa Francisco ha hecho llamados al diálogo en Nicaragua.

“La combinación México-Vaticano es lo que a mi criterio puede dar pie a un inicio de negociaciones en el país” agrega el sociólogo.

Vargas explica que el interés de México por ser mediador en un Diálogo en Nicaragua es debido a que el país Azteca “tiene intereses en Centroamérica. En Nicaragua en particular hay como 50 empresas mexicanas que están trabajando y por lo tanto México tiene interés en que se resuelva la crisis” que está afectando a estas empresas debido a la debacle económica que deviene de la crisis sociopolítica.

Así mismo, Vargas rescata que México fue participe de las resoluciones de la crisis internas que habían en Guatemala, El Salvador y Nicaragua en la década de los 80s.

Sobre la renuncia del ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia Rafael Solís, el sociólogo Oscar René Vargas infiere “que hay un sector del sandinismo que quiere forzar la negociación (…) él no está solo en esto”. Vargas considera que la renuncia de Solís fue una acción premeditada, pensada y hecha en un momento preciso, y que provocará más renuncias dentro del gobierno de Ortega.

El sigilo con el que actuó Solís para renunciar “implicó que él se haya llevado de forma digital o fotocopiada, expedientes o documentos que puede comprometer a mucha gente que está en el gobierno” y eso ha creado un malestar al interior del régimen porque está tocando el círculo de poder, explica Vargas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *