Fractura dentro del orteguismo acelerará la salida de Ortega

Programa

Para el analista político Oscar René Vargas, la dictadura de Daniel Ortega está cada día más débil, incluso dentro de sus propias filas. Vargas sostiene que esa debilidad está en la parte económica y que únicamente se sostiene por las armas.

“Esta implosión social se va a dar, pero no sabemos cuándo”, afirma Varga, quien agrega que la renuncia del ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, es la “punta de lanza” de ese desgrane en las bases del orteguismo, la cual se dará a medida que vaya avanzando la crisis económica.

A criterio del sociólogo y ex miembro del Frente Sandinista, la base social de Ortega es bastante reducida y recuerda lo que sucedió con el dictador Anastasio Somoza en febrero de 1979, tres meses antes de su caída. “Somoza logró aglutinar en una manifestación a más de 100 mil personas. Todas gritaban “Somoza forever”, “No te vas, te quedas” (…) yo creo que actualmente es eso (con Ortega)”.

Vargas afirma que la base social de Ortega está representada principalmente en una parte del orteguismo, los oficiales de policía y los paramilitares y asegura que los empleados públicos asisten a manifestaciones oficiales, obligados para no perder sus empleos, pero no porque apoyen realmente al dictador.

Según su análisis, Ortega pretende llegar hasta 2,021, sin embargo, “la alternativa B que ellos (Ortega y Murillo) tiene, es llegar al 2,020 y por eso tratan de atrasar cualquier acuerdo o promesa como lo hicieron con los eurodiputados”.

Los secuestros que efectúa la policía junto a paramilitares, a juicio de Vargas, responden a una estrategia inmediata del régimen para que la resistencia cívica no florezca y que no se convierta en un nuevo estallido social como el de abril de 2018

Vargas explica que desde el ámbito internacional, Ortega y Murillo, saben que la prioridad para la comunidad internacional es resolver el tema de Venezuela y si la crisis venezolana encuentra una solución pronta, Ortega podría tomar acciones inmediatas como la liberación de los presos políticos, pero si la solución en Venezuela se prolonga, Ortega también prolongaría su estadía en el poder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *