Régimen se toma oficinas de ONG’s

Nacionales

La doctora Vilma Nuñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, dijo que los antimotines se metieron por el techo a las oficinas.

“Como ladrones, aprovecharon la noche para meterse y llevarse absolutamente todo”, dijo Núñez por medio de un mensaje de voz.

Agregó que el régimen no respeta los tiempos que sus servidores establecen, porque la Asamblea que les canceló la personería jurídica, les dio 72 días para presentar su documentación, pero que por la noche se llevaron todo.

“Estamos ante un gobierno criminal definitivamente”, afirmó la veterana defensora de derechos humanos, quien denunció que el guarda de seguridad del Cenidh, fue golpeado por los guardias.

Popol Na
Seis horas estuvieron los antimotines en Popol Na, desde las 9:40 p.m. del jueves hasta las 3:40 a.m. de este viernes. Más de diez efectivos policiales de la familia Ortega-Murillo llegaron violentamente en tres o cuatro camionetas, incluyendo una civil, forzaron el portón de entrada al edificio de esta organización civil y dando gritos rompieron las puertas de todas las oficinas. Luego buscaron documentos administrativos que revisaban con singular interés, así como computadoras. Al celador de nombre Alex varias veces lo agarraron de la nuca presionándolo con fuerza y durante un tiempo lo mantuvieron con la cabeza agachada. Una comisionada apodada “La Flaca” y un policía a quien repetidas veces sus compinches llamaron “Henry”, parecían encabezar el arbitrario operativo. Tras revisar algunos documentos contables, Henry casi saltaba de alegría y decía “Aquí está un comprobante por tantos dólares, ya los tenemos a estos hijoeputas”.

Inicialmente le dijeron al celador que tenían orden judicial de allanamiento y que le entregarían un recibo por los bienes incautados, pero resultó un engaño, pues no mostraron lo primero ni entregaron lo segundo. Un grupo de madres de prisioneros políticos que se encontraba aojado en este lugar, vivió momentos de terror, las interrogaron, les revisaron sus pertenencias, principalmente ropa y alimentos, les robaron dinero y celulares. A una le incautaron documentos relacionados con la defensa jurídica de su hijo preso en La Modelo.

Los antimotines se llevaron cuatro vehículos, incluyendo dos camionetas, así como una motocicleta. También robaron dos pinturas de Sandino que colgaban de sendas paredes y equipos electrónicos. Las oficinas estaban desordenadas: gavetas y diversos objetos regados en el piso, monitores de computadora encendidos sin su CPU que fueron sustraídos, archivos con las gavetas por fuera, un caos.

Un pequeño centro de documentación parecía intacto, pues a los guardias no les interesaron los libros. Poco antes de salir, la comisionada intentó congraciarse con el vigilante de Popol Na y le dijo que hacían eso porque esa institución había participado en un golpe de Estado fallido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *