OEA inicia aplicación de la CID

Nacionales

Foto/ www.elpais.cr

La Organización de Estados Americanos OEA, inició este 11 de enero la aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana a la dictadura de Daniel Ortega, lo que podría generar la expulsión y aislamiento de Nicaragua del resto de países que conforman ese organismo continental.

“Es apenas el comienzo de un proceso que tomará su tiempo y que, de continuar cerrado el gobierno de Ortega a cualquier tipo de solución política diplomática a través del diálogo y negociación, podría culminar en la suspensión de Nicaragua del organismo regional” explicó el ex embajador ante la ONU, Julio Icaza.

Aunque la sesión del Consejo Permanente de la OEA de este 11 de enero fue interrumpida ante la controversia que, si la representación de Venezuela tenía voto o no, el ex diplomático afirma que “el Consejo tiene pendiente hacer la valoración colectiva de la situación que le manda la Carta, aunque se aportaron los elementos, pero esa valoración colectiva y sus conclusiones están pendientes, por lo que se espera que el Consejo vuelva a reunirse”.

En palabras sencillas lo que se vivió fue una sesión del Consejo Permanente y este, después de valorar y emitir conclusiones deberá, con al menos 18 votos, convocar a una Asamblea Extraordinaria de la OEA.

A criterio de Icaza antes de una Asamblea Extraordinaria, hay que dilucidar la discusión jurídica del estatus de la actual representación diplomática venezolana en la OEA, tras haberse desconocido la legitimidad del gobierno de Nicolás Maduro y la posibilidad de que la legítima Asamblea Legislativa, venezolana nombre un gobierno de transición y nombre nuevos representantes en la OEA.

A pesar de lo anterior, a criterio de Icaza el gobierno de Ortega está más aislado y tiene un escenario complicado debido a que en abril Venezuela ya no formará parte de la OEA porque renunció y en los próximos meses se elegirá nuevo gobierno en el Salvador lo que podría cambiar la correlación de fuerza.

El ex embajador resaltó el pobre papel que realiza el canciller Denis Moncada, tratando con el mismo discurso de golpe de Estado desviar la atención de los informes que presentó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes GIEI y el Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua MESENI.

“No creemos que en Nicaragua esté sucediendo lo que dice el Canciller Denis Moncada”, dijo la representante permanente de Argentina ante la OEA, Paula María Bertol.

Así estuvo la sesión

La sesión de este 11 de enero en Washington, fue a solicitud del Secretario Luis Almagro quien el 29 de diciembre recién pasado pidió con urgencia convocarse para seguir valorando la crisis sociopolítica, represión y violaciones de derechos humanos que vive Nicaragua con la dictadura de Daniel Ortega.

Como era de esperarse Moncada Colindres despotricó contra Almagro y afirmó que “la reunión del Consejo Permanente era ilegal e ilícita, pues viola la misma institucionalidad de la OEA”.

Por lo que Almagro respondió que “la crisis de Nicaragua justifica plenamente la invocación del Artículo 20 de la Carta Democrática” debido a que hay una ruptura del orden constitucional que afecta la institucionalidad democrática del país, y en ese contexto, el artículo 20 prevé que cualquier Estado miembro o el Secretario General puede convocar a una reunión extraordinaria para analizar la situación del Estado afectado.

Almagro continúo otorgando la palabra al Director Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, quien dejó claro y en evidencia la represión, asedio, utilización de los poderes del Estado a favor de la dictadura Ortega Murillo.

“Se ha generado un estado policial en el país donde toda protesta es declarada ilegal”, detalló Abrao y mencionó que la CIDH ha logrado constatar que las personas detenidas con orden de libertad no han sido liberadas por el Sistema Penitenciario ni la por las autoridades policiales. Así mismo, la CIDH tiene evidencia de los allanamientos ilegales a medios de comunicación y la persecución a periodistas independientes, y finalizó diciendo que “el Poder Ejecutivo controla todas las instituciones del país”.

El penoso papel de Moncada Colindres llegó a tal punto que le dijo a Almagro “cómplice de grupos terroristas y golpistas” y un “actor político de los Estados Unidos”, y, por tanto, el gobierno de Nicaragua rechaza y condena el proceder del secretario general, y que la sesión del Consejo Permanente de la OEA, era una “maniobra desestabilizadora de Estados Unidos”.

Además, Moncada dijo la CIDH eran organismos que han distorsionado los hechos ocurridos en Nicaragua desde el 18 de abril y “han mentido en base a noticias falsas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *