Cardenal Brenes: “No quiero pensar mal”

Nacionales

Para el Cardenal Leopoldo Brenes, el asedio policial que hubo la tarde de este 1 de enero en una misa campal en la Catedral de Managua, no representa mayor peligro para los nicaragüenses. “Yo pienso que ellos (Policías) estaban haciendo su custodio a lo mejor, yo no quiero pensar mal, no me gusta pensar mal de las cosas” dijo Brenes.

En medio del asedio policial, el Cardenal Brenes oficializó la misa campal en los predios de la catedral cuyo objetivo era orar por que la paz reine en Nicaragua durante este nuevo año 2019.

Los oficiales de Policía, armados con fusiles de guerra, se mantenían en el costado sur de la Catedral desde la rotonda Cristo Rey hasta la rotonda Rubén Darío, mientras que varios oficiales motorizados se movilizaban en los alrededores de la Catedral asediando a los asistentes que llegaron a la misa campal.

Brenes aseguró que, aunque los ciudadanos tengan temor de la policía, señalada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de cometer asesinatos, detenciones ilegales, ejecuciones extrajudiciales, entre otros crímenes durante la crisis sociopolítica, “es mejor que nos vayamos quitando esos temores porque a lo mejor ellos están ahí y si nosotros no les gritamos ni le hacemos nada”, los oficiales no reaccionarían con violencia.

Misa Campal en lugar de peregrinación

La misa campal fue anunciada a las 11:30 de la noche del 31 de diciembre, en reemplazo de una peregrinación que realiza la Iglesia Católica todos los años en el primer día de enero.

Según el Cardenal Brenes, esta decisión se tomó a partir de “unas informaciones sobre que podían haber algunas tensiones”, y las autoridades religiosas se reunieron para valorar las garantías de seguridad para los asistentes y finalmente decidieron suspender la peregrinación y hacer una misa campal que fuese más espiritual. Brenes prefirió no revelar a los medios de comunicación, quién y de qué manera le hicieron llegar esa información.

Por su parte, el miembro de la Alianza Cívica Ernesto Medina aseguró que le sorprendió la decisión de cancelar la peregrinación de este 1 de enero porque “es una tradición de años en Nicaragua, es parte de Nicaragua y de la cultura de Nicaragua”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *